El pasado día 23 de junio, a las 17 horas dio comienzo la asamblea de fin de curso de la Acción Católica General. A la convocatoria acudieron un grupo numeroso de socias y simpatizantes así como varios sacerdotes, que quisieron acompañarnos en un momento tan especial de la vida de nuestra asociación.

Comenzamos con un oración dirigida por nuestro consiliario, Julio Marín, y valoramos las numerosas actividades que habíamos realizado durante el curso, con un resultado positivo y con sugerencias, por ejemplo, de juntarnos en los momentos fuertes, retiros y celebraciones de Adviento y Cuaresma, con otros grupos, asociaciones y movimientos de la Diócesis, ya que la experiencia de este año junto a CONFER había sido muy enriquecedora. Apostamos por continuar haciendo comunidad.

Después de animarnos a participar en el encuentro de laicos de parroquia que se va a celebrar en Ávila del 1 al 4 de agosto con el lema “Haciendo realidad el sueño de Dios”, tocaba renovar algunos cargos de la Comisión Diocesana de ACG. Fue una tarde especial para agradecer a Rosaura (presidenta), Nuria (responsable de infancia) y Rocío (responsable de jóvenes) todo el servicio que han prestado durante estos años, toda su entrega sin condiciones, haciendo realidad la misión de la ACG en nuestra tierra, que no es otra que hacer realidad el sueño de Dios. Dimos la bienvenida a las personas propuestas por los asociados que han aceptado tomar el relevo: Mako (responsable de infancia), Mari Luz (responsable del sector rural) e Inés como responsable de adultos, ya que la Asamblea aprobó por unanimidad proponer a nuestro obispo Antonio el nombramiento de M.ª Carmen Julián, hasta ahora responsable del sector de adultos, como presidenta diocesana de la ACG de Teruel y Albarracín.

Acabamos la tarde con una gran tarta por la celebración del cumpleaños de la Acción Católica General. Diez años caminando juntos, niños, jóvenes y adultos; un motivo más para dar gracias por todas las personas que lo han hecho posible y que cada día con su sencillez y compromiso nos muestran el verdadero rostro de Jesús y nos enganchan a este ilusionante proyecto de la ACG.