Antonio Raluy es ya, de forma oficial, el primer presidente de la Junta Coordinadora de las Cofradías de Monzón, que el pasado 18 de diciembre reunió su asamblea constituyente para solicitar a la autoridad diocesana, en este caso el obispo de Barbastro–Monzón, una serie de medidas encaminadas a alcanzar su plena legalización tanto canónica como civil. Con la  toma de procesión de Raluy, el pasado 6 de abril, culmina un proceso largo y no exento de complejidad, en el que las siete cofradías montisonenses han actualizado sus estatutos y los nombramientos de sus representantes legales para cumplir con las nuevas normativas, tanto civil como diocesana. Era la condición previa y necesaria para constituir la nueva Junta Coordinadora, con la forma jurídica de Federación de asociaciones públicas canónicas.

La Parroquia de Santa María, Iglesia Concatedral de Monzón, acogió tras la Eucaristía, a las 20 horas, la ceremonia de toma de posesión, en la que el secretario de la Junta Coordinadora, José Manuel Mur, dio lectura al Decreto por que el Obispo diocesano erige la Junta, así como el de aprobación de sus Estatutos. Posteriormente leyó el decreto de nombramiento del párroco de Monzón, don José Antonio Castán, como consiliario de la Junta y moderador del Colegio de Consiliarios, ya que los consiliarios de las siete cofradías pertenecen al pleno de la Junta bajo la fórmula jurídica de “colegio de consiliarios”, pero hay uno, el moderador de este colegio, que acompaña además a la Junta en todos su actos: plenos y comisiones. La función de este colegio es representar al Obispo en la Federación y de forma solidaria animar la vida cristiana y apostólica de ésta para que mantenga siempre su naturaleza y finalidades eclesiales. Aunque tienen voz pero no voto, su consejo es vinculante en materia de fe, moral y vida litúrgica de la Junta de Cofradías.

El delegado diocesano para Hermandades y Cofradías, Enrique Padrós Español, comentó los pasos que se han ido dando para llegar a la formación de la Junta montisonense, y el consiliario diocesano, José María Ferrer, presidió la toma de posesión de Antonio Raluy, que realizó la profesión de fe y el compromiso de fidelidad en el desarrollo de su cargo de acuerdo con los Estatutos.

La Virgen de la Alegría acompañará al Cristo Resucitado

La Junta Coordinadora agrupa a las cofradías del Ecce Homo, de Nuestra Señora de los Dolores, de Nuestra Señora de la Piedad, de Nuestro Padre Jesús Nazareno, de la Oración en el Huerto, de la Sangre de Cristo, y de la Buena Muerte y del Santo Sepulcro, inmersas en la celebración de sus actividades particulares, previas a la Semana Santa. Este año, como novedad destacada, Raluy señala la celebración conjunta de la eucaristía del Domingo de Resurrección, en la Plaza Mayor de Monzón. Será tras la procesión del Resucitado, que partirá a las 11 horas del convento de Santa Clara, para pasar por el carril de servicio del paseo Paseo San Juan Bosco, Calle Juan de Lanuza, Plaza Mayor, y las calles Mayor, San Mateo y Trascolegial hasta la Catedral de Santa María. “Otra novedad que tenemos es que este año nos hemos decidido a acompañar al Cristo Resucitado con la Virgen de la Alegría, que yo creo que va a quedar muy bonito. Será muy emotivo y está levantando expectación en Monzón porque hace muchos años que la Virgen de la Alegría no procesiona por sus calles”, añade el presidente del a Junta Coordinadora.