La Hospitalidad Diocesana de Lourdes ha anunciado su decisión de «al igual que han realizado todas las Hospitalidades Españolas, de suspender la peregrinación prevista para agosto. Las normas rígidas de viaje, de distancia social y la aparición de nuevas variantes aconsejan prudencia y posponer un año mas nuestra visita a Nuestra Madre de Lourdes que, si Ella y Dios quieren, realizaremos en 2022».

En estas circunstancias, y con el propósito de seguir teniendo la posibilidad de «rezarle, acompañarla y poner en sus manos nuestras peticiones», han organizado una peregrinación a la inversa y, en lugar de ir al santuario francés, peregrinarán durante tres días en los que la Virgen visitará cinco poblaciones: Fraga, Barbastro, Monzón, Binéfar y Binaced. En cada una de ellas «dispondremos de un tiempo de oración para poner en sus manos nuestras vidas y la de los que queremos», subraya la Hospitalidad que invita a todos a acompañar a la Virgen en su peregrinar diocesano.