La Diócesis de Tarazona celebra la Jornada de la Vida Consagrada con dos eucaristías

El obispo de la Diócesis de Tarazona, Mons. Eusebio Hernández Sola, presidió ayer miércoles, 2 de febrero, la eucaristía que tuvo lugar en el Monasterio de las MM. Clarisas de Borja con motivo de la Jornada de la Vida Consagrada. Junto con D. Eusebio concelebraron el delegado diocesano de Vida Consagrada, José Manuel Vargas, y los capellanes de los conventos de las MM. Clarisas y MM. Concepcionistas de Borja, José Mª Sánchez y Henry Medina.

El lema de este año ha sido «Caminando Juntos», una manera de mostrar la unión de los consagrados al camino sinodal que se inició en octubre de 2021 y que culminará en octubre de 2023 y que D. Eusebio se encargó de recordar en su homilía.

El obispo de Tarazona presentó al Señor a todas las instituciones religiosas presentes en la Diócesis de Tarazona, a los religiosos y religiosas, a los de vida contemplativa en clausura, vida activa en los colegios, residencia de ancianos, atención a los sacerdotes, pastoral parroquial, eremita y vírgen consagrada. A todos ellos animó a seguir en la senda marcada para ellos y a «caminar juntos desde la consagración, la escucha, la comunión y la misión».

Por último, D. Eusebio pidió al Señor por el envío de nuevas vocaciones que impulsen y actualicen los carismas en la Iglesia y en nuestra diócesis.

Por la mañana, el delegado diocesano de Vida Consagrada presidió otra eucaristía en la iglesia del Monasterio de las MM. Carmelitas Descalzas de Maluenda, concelebrada por el párroco. En la misa participaron la comunidad de Carmelitas, la Hermanitas de los Ancianos Desamparados y las Franciscanas Misioneras de María, además de un grupo abundante de laicos que rezó por la Vida Consagrada.