La plaza de doña Blanca estaba completamente vallada, al entrar en el recinto nos echaron gel hidroalcohólico en las manos y nos midieron la temperatura, así accedimos los fieles a celebrar la fiesta de Nuestra Señora de Oriente, patrona de Albarracín, el pasado martes 8 de septiembre.

Amenizada musicalmente por la Banda Municipal de Albarracín, y con la presencia del Ayuntamiento de la localidad, se dio comienzo a la Eucaristía que estuvo presidida por dos obispos, don Antonio Gómez, nuestro Obispo diocesano, y don Javier del Rio, obispo emérito de Tarija (Bolivia) quién proclamó la homilía en la que nos hizo un recorrido por la vida de servicio de María. Concelebraron también los sacerdotes don Eduardo Herrero, profesor y formador de nuestro obispo, y don Nacho Hernández párroco de Albarracín.

Una celebración solemne a la que no se pudo acompañar con la procesión de la Virgen por las hermosas calles de la localidad debido a la pandemia.

Nuestra Señora de Oriente Albarracín