fe. reflexión

Yo me quejo; tú te…

Quejarse. ¡Qué ejercicio, qué actividad tan frecuente! ¡Qué inútil! ¡Cuánta amargura aporta a la vida personal y a la de quienes nos rodean! Quejarse de todo y...