Partido de la muerte: sus logros sociales son el aborto, la manipulación de embriones, la clonación terapéutica, los híbridos humanos, la defensa de la eutanasia, de la eugenesia, del niño medicamento… el ser humano manipulado al servicio del bienestar de los acomodados. Todas las personas deberían ser pro vida, defender al más indefenso.

Partido de la esterilidad: al equiparar al matrimonio las uniones homosexuales, proponer que se eduque en «ese valor» en las escuelas, se incentive su práctica, se les permita adoptar como una familia más… muestran que no saben lo que es un matrimonio ni una familia. Y que conste que respeto a los homosexuales, pero eso no implica que me engañe nadie diciendo que su unión es un matrimonio.

Partido con tentaciones totalitarias y de pensamiento único: observatorio de la laicidad, ataques sistemáticos a los valores tradicionales, imposición de la Educación en antivalores cristianos, católicos.

Los políticos tienen el deber de solucionar los problemas sociales, la construcción de una sociedad justa y a la medida de la dignidad humana.

Un buen político es el que persigue la utilidad social, el bienestar, la justicia y la igualdad que todos los ciudadanos necesitan.