Lectio Divina: Domingo 14 de enero de 2018

Mirar solo a Jesús ¿Qué vieron aquellos primeros discípulos? Estaban en el desierto. Jesús no tenía nada: ni fama, ni casa,  ni dinero. Sólo su persona. ¡Nada más! Y ¡Nada menos!. Algunos ya  vamos siendo mayores. Muchos años, muchos días, muchas horas tenemos ya acumuladas en nuestra historia. Pero hay una hora que destaca por encima de todas: aquella hora que tuvimos la suerte de encontrarnos vitalmente con Jesús de Nazaret. El que ha vivido con intensidad “esa hora” no tiene por qué tener miedo a ninguna hora, ni siquiera a la última. “Aunque camine por cañadas oscuras nada temo porque Tú vas conmigo. Tu vara y tu cayado me sosiegan” (Salmo 23)

Lectura del santo evangelio según san Juan (1,35-42)

En aquel tiempo, estaba Juan con dos de sus discípulos y, fijándose en Jesús que pasaba, dice: «Éste es el Cordero de Dios.»  Los dos discípulos oyeron sus palabras y siguieron a Jesús.  Jesús se volvió y, al ver que lo seguían, les pregunta: «¿Qué buscáis?» Ellos le contestaron: «Rabí (que significa Maestro), ¿dónde vives?» Él les dijo: «Venid y lo veréis.» Entonces fueron, vieron dónde vivía y se quedaron con él aquel día; serían las cuatro de la tarde. Andrés, hermano de Simón Pedro, era uno de los dos que oyeron a Juan y siguieron a Jesús; encuentra primero a su hermano Simón y le dice: «Hemos encontrado al Mesías (que significa Cristo).» Y lo llevó a Jesús. Jesús se le quedó mirando y le dijo: «Tú eres Simón, el hijo de Juan; tú te llamarás Cefas (que se traduce Pedro),

Palabra del Señor

REFLEXIÓN

Esta  página del evangelio de Juan, da la impresión de que está  escrita recientemente, de modo que la tinta no acaba de secarse. Así de actual, así de novedosa, así de bella. Podemos descubrir en ella: dos preguntas, una invitación y una constatación.

1.– Dos preguntas. Una es de Jesús: Otra de los discípulos. Pregunta de Jesús: Qué buscáis? 

Como vemos, Jesús no pregunta por el tiempo, ni por la marca del coche, ni menos por el dinero que tenemos en la cartilla del banco. Jesús va al grano. Lo que le interesa es la vida. Y nos pregunta hoy a nosotros: Tú, ¿qué andas buscando en la vida?  En dos palabras se ha metido dentro del corazón de cada persona. Porque la vida es zozobra, duda, inquietud, búsqueda. Porque tenemos muchas preguntas que no tienen respuesta; muchos problemas que no podemos solucionar;  mucho dolor que no tiene alivio; en definitiva, todos tenemos un deseo inmenso de ser felices y  nunca lo conseguimos. Somos eternos insatisfechos. La pregunta de los discípulos es también muy interesante: Maestro,  ¿dónde vives?  Naturalmente que no se trataba de localizar el lugar de su residencia sino su estilo tan peculiar que llevaba Jesús. Podríamos decir: Maestro ¿ por dónde se mueve tu vida? ¿En qué esfera divina te sitúas?  ¿qué es lo importante para ti? ¿En qué empleas el tiempo?   ¿Qué ocurre en ti  cuando pasas noches enteras en oración con el Padre?

2.– Una invitación: Venid y lo veréis.

A las pregunta de los discípulos, Jesús no contesta con normas, reglamentos, razones especulativas. Contesta con una invitación: VENID Y VERÉIS. Y ¿qué vieron? ¿qué sintieron? ¿qué palparon?  ¿qué experimentaron?. El texto no dice nada. Pero lo que sucedió fue que, a medida que caía la tarde y el sol se iba ocultando por las  montañas de Judea, cada vez se les hacía más difícil  arrancarse de su PERSONA. Estamos en el desierto. Allí Jesús no podía ofrecer nada: ni casa ni apenas alimentos. En la desnudez del desierto sólo  podía ofrecer su  presencia, su cercanía, su hechizo,  su misterio, su atracción irresistible. Por eso, “se quedaron con Él”. Los cristianos nos jugamos todo a una sola carta: Jesús. Cuando buscamos otra cosa nos equivocamos.

3.– Una constatación: Eran las cuatro de la tarde.

El que escribe este evangelio es Juan, un ancianito de muchos años. En su larga experiencia puede contarnos muchas cosas. Otras se le han olvidado. Pero conserva fresca la memoria para decirnos exactamente  la hora en que Jesús le llamó. Esa hora ha dado sentido a todas las horas de su vida. En su ancianidad, todavía conserva el encanto de su mirada, la dulzura de sus palabras, la majestuosidad de su semblante, la armonía de su vida, la presión de su mano, el latido de su corazón y el estremecimiento de su ser con sólo pronunciar su nombre. A lo largo de nuestras vidas han pasado muchas horas, unas mejores y otras peores, pero lo que nunca podemos olvidar es esa hora en que Jesús nos miró y nos dijo: “Venid conmigo.” Es la hora que ha dado sentido a todas las demás horas de la vida.

Preguntas.

1.- ¿Qué voy buscando en la vida? ¿Estoy contento con lo que hago? Y esto que hago, ¿me realiza como persona?

2.- ¿Cuán es ahora mismo el Dios de mi vida? ¿El Dios de la ciencia o el Dios de la experiencia?  Sé cosas de Dios, pero ¿He sentido gusto al estar con Él?

3.- ¿Cuál ha sido la hora más importante de mi vida?  ¿Cuánto duró el tiempo que esa hora me hizo feliz?

ORACIÓN

Con aquellos dos discípulos,

hoy, salimos a tu encuentro.

Vamos buscando, Señor,

un respiro de aire fresco.

Frente a un mundo “consumista”,

que no colma nuestros sueños,

queremos dar a la vida

un sentido verdadero.

Creemos, Señor, que Tú

eres el mejor Maestro.

Soñamos pasar contigo

nuestra vida y nuestro tiempo.

“Venid y veréis”, nos dices.

Os contaré mis secretos.

A tu lado descubrimos

tu vocación de Cordero.

Tu vida tuvo sentido

por entregarla en silencio

porque dejaste en la Cruz,

tu corazón siempre abierto.

Ahora ya comprendemos

que el amor es tu proyecto.

“Tocados”, Señor, por Ti,

vamos en tu seguimiento.

Queremos, Señor, vivir

con tus mismos sentimientos,

Ser, como Tú, para todos

un pedazo de pan tierno.

 

José-Javier Pérez Benedí

 

Si quieres descargarla en PDF pincha en el siguiente enlace:

https://app.box.com/s/jgaxvzk20v48pdymw56wprb0fm95pcah

 

Autor Raúl Romero