Lectio Divina: 22 de marzo de 2018

«Les aseguro que desde antes que naciera Abraham, Yo Soy»

1.-Oración introductoria.

Dios mío, hoy necesito que me ayudes a profundizar en ese misterio inefable que hay entre Tú y tu Padre. Es un misterio de gozo, de amor, de libertad, de vida. Te agradezco que nos hayas dado a Jesús como regalo. El más bonito de todos. Sus experiencias personas Él también nos las ha dado para que las convirtamos en experiencias nuestras. ¡Qué bueno has sido Jesús con nosotros! 

2.- Lectura reposada de la Palabra de Dios. San Juan 8, 51-59

Les aseguro que el que es fiel a mi palabra, no morirá jamás. Los judíos le dijeron: «Ahora sí estamos seguros de que estás endemoniado. Abraham murió, los profetas también, y tú dices: «El que es fiel a mi palabra, no morirá jamás». ¿Acaso eres más grande que nuestro padre Abraham, el cual murió? Los profetas también murieron. ¿Quién pretendes ser tú?» Jesús respondió: «Si yo me glorificara a mí mismo, mi gloria no valdría nada. Es mi Padre el que me glorifica, el mismo al que ustedes llaman «nuestro Dios», y al que, sin embargo, no conocen. Yo lo conozco y si dijera: «No lo conozco», sería, como ustedes, un mentiroso. Pero yo lo conozco y soy fiel a su palabra. Abraham, el padre de ustedes, se estremeció de gozo, esperando ver mi Día: lo vio y se llenó de alegría». Los judíos le dijeron: «Todavía no tienes cincuenta años ¿y has visto a Abraham?». Jesús respondió: «Les aseguro que desde antes que naciera Abraham, Yo Soy». Entonces tomaron piedras para apedrearlo, pero Jesús se escondió y salió del Templo.

3.- Qué dice el texto.

Meditación-reflexión

¿Qué pretendes ser tú? Tú ¿por quién te tienes? Esta pregunta lanzada a Jesús proviene de la ignorancia, del desconocimiento que tenían aquellos judíos de Jesús como hijo de Dios. Notemos que Jesús dice: Yo soy. Nosotros sólo usamos el verbo tener, que indica relatividad. Decimos yo tengo belleza. Sí, pero relativa. La mujer más bella si tiene un accidente que le estropea la piel, aparecerá con el rostro como un monstruo. Decimos: tengo salud. Sí pero relativa. Cualquier día puedo hacerme presente en un centro médico con alguna enfermedad grave. Decimos Tengo vida. Sí, pero relativa. ¿Quién me puede asegurar que voy a vivir mañana? Sólo Jesús, por ser Dios, conjuga el verbo ser. YO SOY. Yo no puedo dejar de ser. Yo llevo la vida en plenitud dentro de mí. Jesús no pretende otra cosa sino ser lo que es.

Lo peor es cuando esta pregunta nos la lanzan a nosotros. Tú, hombre, y por tanto, limitado y finito ¿qué te has creído que eres? Todo lo que tienes, lo tienes de otro, nada es tuyo. Debemos aprender a ser humildes. Y poner nuestra confianza en Jesús que nos enriquece con toda clase de bienes. En Él podemos eternizar las experiencias más bonitas de la vida, esas que por vivirlas en este mundo caduco y limitado, no las podemos disfrutar en plenitud.

Palabra del Papa

“El error fue pensar que todo se resolvía con observar los mandamientos, pero estos no son una ley fría, porque nacen de una relación de amor y son ‘indicaciones’ que nos ayudan a no equivocarnos en nuestro camino para encontrar a Jesús. Así, los fariseos cierran el corazón y la mente a cualquier novedad, no entienden el camino de la esperanza. Es el drama del corazón cerrado, el drama de la mente cerrada y cuando el corazón está cerrado, este corazón cierra la mente, y cuando corazón y mente están cerrados no hay sitio para Dios, sino solamente para lo que nosotros creemos que se debe hacer. Sin embargo, los mandamientos llevan una promesa y los profetas despiertan esta promesa. Los que tienen corazón y mente cerrados no consiguen acoger el mensaje de novedad llevado por Jesús, que es el que había sido prometido por la fidelidad de Dios y de los profetas. Pero ellos no entienden… ‘Yo pienso así, esto debe ser así y nada más’. (Cf Homilía de S.S. Francisco, 10 de abril de 2014, en Santa Marta).

4.- Qué me dice este texto. (Guardo silencio)

5.Propósito. Aceptarme en este día como soy. Y no tener envidia a nadie.

6.- Dios me ha hablado hoy a través de su Palabra. Y ahora yo le respondo con mi oración.

Gracias, Señor, porque hoy me has enseñado a situarme en la vida como soy: con mis limitaciones y mis pecados. Pero sobre todo quiero darte gracias por habernos hecho el inmenso regalo de la Encarnación. EN TU HIJO, EL HOMBRE PERFECTO, podemos soñar con llegar a ser lo que no somos capaces de ser por nosotros mismos. Podemos ser hijos en tu Hijo. Y disfrutar de la felicidad que Él posee.

 

PDF:  https://app.box.com/s/nqpzmnid28fyypss7evrpuwrkp8qhtgk

Autor: Raúl Romero