Lectio Divina: 18 de abril de 2018

“Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida”

1.- Introducción.

Señor, vengo a la oración desde tu Palabra, desde la frescura de tu evangelio. Quiero que me enseñes a orar desde la profundidad que lo hacías Tú. Quiero empaparme de ese amor entrañable que tienes siempre que dialogas con tu Padre. Y quiero vivir la oración a lo largo del día dejando destellos de afecto y de ternura en mis relaciones con las personas. Así mi oración siempre será eficaz.

2.- Lectura reposada del Evangelio Juan 14, 6-14

En aquel tiempo dijo Jesús a Tomás: Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida. Nadie va al Padre sino por mí. Si me conocéis a mí, conoceréis también a mi Padre; desde ahora lo conocéis y lo habéis visto. Le dice Felipe: Señor, muéstranos al Padre y nos basta. Le dice Jesús: ¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros y no me conoces Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre. ¿Cómo dices tú: Muéstranos al Padre? ¿No crees que yo estoy en el Padre y el Padre está en mí? Las palabras que os digo, no las digo por mi cuenta; el Padre que permanece en mí es el que realiza las obras. Creedme: yo estoy en el Padre y el Padre está en mí. Al menos, creedlo por las obras. En verdad, en verdad os digo: el que crea en mí, hará él también las obras que yo hago, y hará mayores aún, porque yo voy al Padre. Y todo lo que pidáis en mi nombre, yo lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si me pedís algo en mi nombre, yo lo haré.

3.- Qué dice el texto.

Meditación-reflexión.

¡Qué bellas y consoladoras las palabras de Jesús!: “Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida”. Son todo un programa en el seguimiento a Jesús. Si tenemos en cuenta que la verdadera definición de Dios es la que nos dice San Juan: DIOS ES AMOR (1Jn. 4,8), todas las definiciones que aparecen en el evangelio tienen relación con ésta. Por eso, decir que Jesús es el Camino es lo mismo que decir: no hay otro camino para ir a Dios si no es a través del amor. Fuera del amor todos los demás caminos son callejones sin salida. Decir que Jesús es la VERDAD significa que, en cristiano, una verdad dicha sin amor deja de ser verdad. La verdad se refleja en el amor como nuestro rostro en las aguas transparentes de un lago. El amor goza con la verdad (1Cor. 13,6). Y decir que Jesús es LA VIDA significa que allá donde no hay amor no hay auténtica vida. Nadie es nada si no ama y no es amado por alguien. Pero la vida es hermosa bajo la mirada de un Dios Padre que me ama con locura.

Palabra del Papa.

“Miremos a Jesús que nos lava los pies, Él es el «camino, la verdad y la vida», que viene a sacarnos de la mentira de creer que nadie puede cambiar. Jesús que nos ayuda a caminar por senderos de vida y de plenitud. Que la fuerza de su amor y de su Resurrección sea siempre camino de vida nueva. (Homilía de S.S. Francisco,  27 de septiembre de 2015).

4.- Qué significa hoy para mí este evangelio que acabo de meditar. (Guardo silencio)

5.-Propósito: Durante este día intentaré caminar en el amor, vivir en la verdad y pasar el día desviviéndome por los demás.

6.- Dios me ha hablado hoy a mí a través de su Palabra. Y ahora yo le respondo con mi oración.

Señor, qué bonita es la vida contigo. Quiero poner mis pies en las huellas que Tú dejaste al caminar por nuestro mundo. Quiero vivir la verdad y el amor, estrechamente abrazados, como si se tratara de una pareja de enamorados. Y quiero ir descubriendo el sentido de la vida dando y recibiendo amor; en la seguridad de que si me fallan las personas y no me corresponden siempre me quedas Tú, el amigo fiel.

 

PDF:  https://app.box.com/s/6dnosgk8kqoue0l9sxc0xptt7b2boyda

Autor: Raúl Romero